Informe Semanal del 20/09/2021

1) Enfriamiento estival, calentamiento otoñal 

Lo habían anunciado las encuestas de confianza a empresas (PMI, ISM) y hogares (Universidad de Michigan, Conference Board), lo confirmaron los datos de empleo publicados en septiembre y lo ratificaron los datos de inflación conocidos la semana pasada: mientras que Europa ha pasado sin sobresaltos el repunte de la pandemia vinculado a la variante delta, en EE. UU. este episodio ha provocado un frenazo en la actividad económica.

Como era de esperar, los sectores directamente vinculados a la «reapertura», como nos hemos acostumbrado a decir, son los que más han sufrido. Así, el sector del ocio y el turismo no creó ningún empleo en agosto, a pesar de que hasta ese momento había experimentado una fuerte demanda y escasez de mano de obra. Además, los precios de los hoteles, que habían recuperado un 27 % desde febrero, se contrajeron cerca de un 3 % en agosto, cifra que supone el mayor descenso mensual desde la primavera de 2020. En esta misma línea, los precios de los billetes de avión se redujeron un 9 % en agosto después de haber aumentado más de un 20 % en el segundo trimestre. Podríamos también mencionar el precio de los coches de alquiler, que ya había iniciado su descenso en julio y había acelerado su normalización en agosto.

Surge, pues, una pregunta: ¿Se trata simplemente de un bache que podría olvidarse rápidamente en cuanto los casos de COVID comiencen a disminuir en EE. UU., o de un factor que podría desencadenar una inversión de la tendencia tras un primer semestre de recuperación especialmente vigorosa? Las ventas minoristas (también publicadas la semana pasada) y otros componentes de la inflación apuntan a la primera hipótesis. Tanto es así que las ventas minoristas hicieron malos los pronósticos de caída y registraron un incremento del 0,7 % durante el mes, prueba de que los consumidores estadounidenses no se han saciado. Excluyendo automóviles y energía, las ventas minoristas incluso rebotaron un 2,0 % en agosto. El único efecto notable del COVID seguramente haya sido el fuerte incremento de las ventas por Internet, que venían mostrándose claramente menos dinámicas que la media del primer semestre.

En cuanto a la inflación, aunque los sectores más sensibles a la pandemia se han ralentizado, al igual que los segmentos más coyunturales, como los vehículos de ocasión, que habían contribuido enormemente al aumento de los precios en primavera, en otros segmentos menos volátiles los precios siguieron incrementándose a un ritmo elevado. Es el caso de los vehículos nuevos, los componentes mecánicos (que se anotaron el incremento mensual más fuerte de su historia) o incluso el mobiliario (incremento mensual más fuerte desde 1985). ¿Cuál es el elemento común a todos estos sectores? Están acusando de pleno el efecto de compresión derivado de una demanda que sigue siendo fuerte (como se observa, entre otras variables, en las ventas minoristas) y una oferta que tiene problemas para adaptarse a causa de las dificultades de contratación y los cuellos de botella en las cadenas de producción y abastecimiento mundiales.

A la vista de estas constataciones, parece que la ralentización del mes de agosto no es más que un frenazo temporal que ha afectado principalmente a los sectores más sensibles a la pandemia, sin cuestionar la fortaleza de la recuperación estadounidense. Y si bien el fin de las ayudas extraordinarias al empleo a comienzos de septiembre puede hacer temer una moderación del consumo de los hogares, el exceso de ahorro acumulado durante la crisis sigue siendo una reserva importante. Por lo tanto, resulta probable que el crecimiento estadounidense se acelere en el cuarto trimestre, sostenido por una demanda que sigue siendo robusta. Por ende, es probable que la inflación se mantenga en cotas elevadas a medida que los segmentos estructurales tomen el relevo de los más coyunturales.

2) Nivelación: Tras crecer un 0,4 % en agosto de 2021, la producción industrial estadounidense recuperó su nivel de comienzos de 2020, antes del estallido de la crisis del coronavirus. Lo mismo le ocurrió a la tasa de utilización de la capacidad de producción que, con un 76,4 %, marcó máximos desde diciembre de 2019. Un hecho notable fue que la producción de automóviles no descendió durante el mes a pesar de la mayor escasez de semiconductores, que ha llevado a algunas empresas a un paro técnico.

3) Coloso con pies de barro: Los problemas del gigante inmobiliario chino se agravan. Muy endeudado y en una situación de liquidez problemática, el grupo ha visto cómo se multiplicaban sus dificultades desde el endurecimiento normativo impuesto el año pasado por las autoridades chinas. La pasada semana, la calificación crediticia del gigante chino fue rebajada hasta CC por S&P, después de que Fitch y Moody’s hicieran lo propio. El riesgo de impago está más presente que nunca, mientras que la empresa sufre para vender activos. Las repercusiones podrían ser importantes: Evergrande es uno de los mayores grupos privados chinos, con 200 000 empleos directos y 3,8 millones indirectos, y su deuda, que supera los 300 000 millones de dólares, principalmente está en manos de los bancos del país.

4) El Stock Picking de la semana: IRIDIUM – Una nueva dimensión de las comunicaciones vía satélite

 

La actualidad

IRIDIUM, uno de los actores dominantes de la industria espacial, sigue ampliando su red de satélites con el fin de garantizar la cobertura telefónica en todo el planeta. Esta empresa, uno de los líderes mundiales de las comunicaciones vía satélite, ha sorprendido gratamente al mercado al publicar un crecimiento superior a las previsiones cifrado en un 7 % interanual. El grupo también revisó al alza sus previsiones para el conjunto del ejercicio.

 

Nuestro análisis

Las soluciones de IRIDIUM permiten mantener a las personas y los objetos conectados en la Tierra, en el aire o en el mar, y la compañía ofrece sistemas de comunicación a las empresas, así como al gobierno estadounidense. En el segundo trimestre de 2021, la empresa registró unos sólidos resultados que dejaron un crecimiento del 7 % interanual, hasta un total de 150 millones de dólares. Este crecimiento se debió al fuerte rebote del mercado del Internet de los Objetos (IoT), las llamadas de voz y los datos comerciales. Los servicios de banda ancha siguieron creciendo. En total, el segmento de los servicios comerciales creció un 8 % con respecto al mismo periodo del año anterior. Se observa una sólida dinámica en el segmento del IoT (+26 % interanual), que llegó hasta los 95 millones de dólares, es decir, un 64 % del total de ingresos. Los mercados finales del grupo se caracterizan por una gran variedad y comprenden los servicios a los sectores marítimo, aéreo, petrolero, minero, recreativo y forestal,  así como la construcción, el transporte y las emergencias, entre otros. Los ingresos procedentes de los servicios a gobiernos —más estables— crecieron un 3 % interanual.

Este operador de redes de satélites anunció que había conseguido 100 000 abonados más en el segundo trimestre de 2021, hasta un total de 1,62 millones. Ante la perspectiva del final de la crisis del coronavirus, la empresa está recuperando su nivel de actividad de 2018-2019, sobre todo en el ámbito marítimo y aeronáutico. Por su parte, la fuerte dinámica de las comunicaciones debería continuar durante el año, a pesar del impacto de la escasez de chips, que ha ralentizado la fabricación de determinados productos en el segmento del IoT.

 

Conclusión 

Esta empresa con sede en Virginia sigue explotando canales de comunicación más cortos y señales de transmisión más fuertes gracias a los progresos de su constelación de satélites desplegados a baja órbita (Low Earth Orbit). Habida cuenta de la sólida dinámica del sector, IRIDIUM revisó al alza sus previsiones de crecimiento de los ingresos en 2021 en el área de servicios hasta el 4-5 %, frente al 3 % anterior. La tecnología de alto valor añadido que ofrece disfruta de una elevada demanda, que se acelera especialmente en los ámbitos afectados por la pandemia.