Olivier de Berranger

Informe semanal del 16/09/2020

 

1) El Nasdaq y el S&P500 han celebrado una serie de récords durante todo el verano, hasta el 2 de septiembre. Desde entonces, el mercado ha experimentado fuertes turbulencias. Por ejemplo, el Nasdaq ha perdido casi el 10%. TESLA se ha dejado más del 25% (a fecha del 10/09/2020) sin que se haya producido ninguna noticia especialintrínseca de la compañía. Tras estos récords, hay un momento de ‘vuelta a la sobriedad’ que resulta penoso. Por su parte, el mercado europeo no está en tan mal estado, pero no había avanzado tanto.

¿Habría por tanto que concluir que el mercado alcista ha exhalado su último suspiro? Cuando California está ardiendo, China se ahoga, la India está abrumada por el coronavirus, las quiebras se suceden, la desinformación causa estragos, y las comunidades estadounidenses se están destrozando, cuando las negociaciones sobre el Brexit se agotan, y Europa sufre un aumento del número de contagios, ¿hay que temer una corrección de gran envergadura?

Es verdad que ciertos estimulantes a corto plazo de los estados de ánimo del mercado han reducido sus efectos. Muchas buenas sorpresas han pasado ya. En primer lugar, la estabilización de la epidemia en Estados Unidos. O, incluso, la bajada del dólar, que beneficia al mercado bursátil de EE.UU. y de los emergentes. O, por último, la dinámica positiva de la revisión de beneficios en los próximos doce meses, tras un período brutal de revisión a la baja.

Además, hay factores de riesgo bien identificados que siguen afectando negativamente a la salud de los mercados y, en particular, el nivel de valoración de las tecnológicas. A pesar de la reciente caída de las cotizaciones y las buenas publicaciones de las empresas que lo componen, el Nasdaq sigue fijando un límite máximo en los niveles de valoración (en términos de cotización con respecto al beneficio) nunca vistos desde hace veinte años.

Pero, aunque una bajada de tono parezca natural en este contexto, desesperar del mercado sería un diagnóstico miope. Efectivamente, las últimas declaraciones de los bancos centrales son estimulantes. En su reunión del 16 de septiembre la Fed indicará las consecuencias de su nuevo objetivo de inflación, lo que hará que su política sea más acomodaticia a largo plazo. El BCE acaba de afirmar que actuará si la apreciación del euro disminuyera las perspectivas de inflación; siguiendo los pasos de la Fed, los bancos centrales de todo el mundo mantienen, e incluso acentúan, sus posturas acomodaticias. El flujo de liquidez sigue creciendo. Incluso si las perspectivas de beneficios no mejorasen (cosa que, sin embargo, están haciendo), este hecho por sí solo proporcionaría al mercado una importante red de seguridad en la que podría pasar cómodamente su período de desintoxicación.

A esto hay que añadir la espera de nuevas medidas de recuperación en Estados Unidos. Están tardando en materializarse, pero Trump tiene gran interés en anunciar algunasde ellas antes de las próximas elecciones. Además, las perspectivas postelectorales se anuncian como globalmente favorables para el mercado, independientemente del candidato que salga elegido. Es cierto que J. Biden planea subir los impuestos, pero también un gigantesco plan de reactivación ecológica que podría dar apoyo a grandes sectores de la economía estadounidense. En cuanto a Trump, promete nuevos recortes de impuestos. A corto plazo, ¿puede el mercado soñar con algo mejor?

 

A medida que recupera la sobriedad, el mercado percibe con más claridad los riesgos que amenazan a la economía mundial y, en particular, el creciente proteccionismo, así como los desafíos ecológicos y sociales, cada vez mayores. Pero nada indica que se hayan roto los resortes que han presidido su crecimiento secular.El difícil día después tras la fiesta no evita durante mucho tiempo las ganas de aturdirse.

2) En Estados Unidos, el índice de optimismo de las pequeñas empresas en el mes de agosto sube al 100,2, frente al 98,9 anterior, lo cual es buena señal para el empleo en dicho país. Es cierto que este indicador se encontraba más elevado durante los meses previos a la crisis del COVID. Pero, en todo caso, ha recuperado unos niveles muy superiores a los de los años de recuperación, entre 2009 y 2015, aunque es verdad que sigue por debajo de los niveles generalmente alcanzados tras la elección de D. Trump (entre 101 y 108).

 

3) La declaración de apertura de la rueda de prensa celebrada por la presidenta del BCE el pasado 10 de septiembre menciona, por primera vez desde 2018, la apreciación del euro como una cuestión a vigilar, debido a sus posibles consecuencias deflacionarias. Aunque no se anunciaron nuevas medidas, esta mención abre implícitamente la puerta a nuevas medidas acomodaticias del Banco Central para combatir dicha apreciación, si se demostrara el efecto bajista sobre la inflación. Lo cual es tranquilizador.

 

4) La selección de valores de la semana: Boiron – la homeopatía contraataca

– La actualidad. Laboratoires Boiron acaba de publicar sus resultados del primer semestre de 2020 y anuncia una profunda transformación en términos de costes y nuevos productos, que debería cambiar estructuralmente el perfil de la empresa.

– Nuestro análisis. Las ventas del laboratorio francés cayeron un 1,2% en el semestre (253,6 millones de euros), al verse afectadas por la caída del -16,5% de la actividad en Francia, una reducción del -21,0% en los medicamentos de denominación común, es decir, de un único origen, y de hasta el -6,6% en las especialidades, con varios principios activos, En cambio, se ha producido un crecimiento internacional del 20,8%, principalmente en Estados Unidos.

Ante esta situación, el especialista en homeopatía anunció el pasado mes de marzo un plan de reorganización de sus actividades en Francia. Este profundo cambio en términos de costes se refleja en la paralización del centro de producción de Montrichard, el cierre de 12 de los 27 establecimientos de preparación y distribución existentes, el redimensionamiento de los equipos de producción, preparación y distribución, así como la reestructuración de los equipos de ventas. Esta operación, estimada en 59 millones de euros y aprovisionada a 30 de junio de 2020, afecta así negativamente al resultado de explotación. Sin embargo, exceptuando el importe de este proyecto, el beneficio operativo asciende a 29 millones, o sea 23 millones más que el año anterior gracias a una drástica reducción de sus costes de producción, preparación y distribución, y también de promoción, por importe de 19 millones de euros.

Esta profunda transformación en términos de costes, que incluye 13 millones de euros en reducciones duraderas sobre los 19 millones, va acompañada del lanzamiento de nuevos productos destinados a ampliar su mercado direccionable. Boiron ha inaugurado así una gama de 10 suplementos dietéticos y un producto que facilita el sueño. Por último, una tesorería neta de 215 millones de euros le permitirá continuar su transformación mediante adquisiciones en nuevos mercados/productos.

– En conclusión. El líder mundial del sector de la homeopatía, constituido en 1932, entra así en una nueva fase de su historia apoyándose en una base de costes optimizada, así como en nuevos productos destinados a mejorar los resultados del grupo en los años venideros.