Informe Semanal del 18/06/2021

1) En Estados Unidos, los precios de consumo se están disparando: +5% interanual en el mes de mayo. Y, al saber la noticia, ¿qué hacen los mercados? Tras algunos sobresaltos, se calman. Aún más sorprendente: el rendimiento de las obligaciones, en vez de subir -como podríamos haber temido-, ¡termina la jornada en niveles más bajos!

Primer motivo: se esperaba que los datos experimentaran una fuerte subida. Algo menor, es cierto, pero la sorpresa no ha sido extrema. Además, un efecto de base mecánico debido a la repentina recesión de la primavera de 2020 debía dar lugar, necesariamente, a una cifra elevada un año después. Por otro lado, si consideramos la inflación excluyendo los elementos volátiles (alimentación y energía), es cierto que el nivel sigue siendo alto, pero ligeramente inferior, en 3,8%, que aun así es un récord de los últimos 30 años. Pero, sobre todo, el mercado da por hecha la suposición de los bancos centrales de que esta inflación es pasajera. Efectivamente, en esta etapa solo afecta a ciertos sectores, como el de los vehículos usados y de alquiler, así como a ciertos segmentos inmobiliarios, como los almacenes. No se extiende a los salarios. todo lo contrario, éstos han caído un -2,8% en términos “reales”. Nada podría complacer más al mercado: ¡los salarios bajan mientras la economía se dispara!

Dicho esto, esta aparente moderación de los salarios en EE.UU. es parcialmente engañosa: si están cayendo a nivel global, también se debe a que las categorías de trabajadores peor pagados están de vuelta en el mercado laboral. Una vez que pase la primera ola de contrataciones tras la reapertura de la economía, la verdadera dinámica salarial podría resultar mejor. La aparente moderación de los alquileres también podría resultar ilusoria. Está vinculada en parte a la moratoria sobre los desahucios. Una vez que estas medidas lleguen a su fin en julio, los precios podrían mostrarse mucho más volátiles. Por último, aunque el aumento de los precios de algunos bienes se debe a factores temporales, como la insuficiencia de microchips electrónicos o ciertos metales, nada nos asegura que los precios vuelvan a caer rápidamente, sobre todo porque se espera que la demanda de metales se intensifique con la electrificación del parque automovilístico y la introducción de normas anticontaminación más drásticas.

A pesar de estos riesgos, el mercado permanece impasible.

Por lo tanto, es lógico que los bancos centrales puedan seguir vertiendo liquidez en el mercado al tiempo que elevan las perspectivas de inflación, que es una actitud a priori contradictoria. Esto es lo que acaba de hacer el Banco Central Europeo en su reunión del 10 de junio: ya revisada del 1% al 1,5% en su reunión de marzo, su estimación de inflación para 2021 en la zona euro pasa ahora al 1,9%, es decir, exactamente su nivel ideal. Pero a más largo plazo, sigue anticipando una inflación insuficiente: +1,4% para 2023. Esto justifica su actual activismo. Máxime cuando los bancos centrales han cambiado de actitud hacia las proyecciones económicas. Ahora esperan hasta comprobar durante cierto tiempo los ritmos de inflación -y el empleo en lo que respecta a la Fed-, en vez de fiarse de las proyecciones. Desde cierto punto de vista, es lo prudente: actuar en base a proyecciones que por su propia naturaleza son inciertas es correr el riesgo de equivocarse. Pero, si se lleva muy lejos, este principio es -en nuestra opinión-, irresponsable: los bancos centrales corren el riesgo de estar sistemáticamente rezagados sobre los ciclos. Y, de todos modos, siempre tendrán que preguntarse si las tendencias observadas son sostenibles o no. No se puede escapar a la incertidumbre. Actuar es arriesgado. Y no querer arriesgar nada lo es igualmente.

En unos meses lo sabremos con certeza. Los bancos centrales —y los mercados que los siguen— habrán sido clarividentes o ingenuos. En cualquier caso, preservarán con fuerza y habilidad unas condiciones financieras favorables para no golpear a la economía. Por lo tanto, si bien el futuro del mercado bursátil no es seguro, al menos está en manos expertas. ¿Como Roma en llamas en manos de Nerón?

2) En China, la variación interanual de los precios de producción ha llegado al 9% en mayo, por encima tanto de las expectativas como del nivel anterior, que se situaba en el 6,8%. Hay que remontarse a septiembre de 2008 para encontrar un nivel comparable. En este momento, esta aceleración no se repercute en los precios de consumo, que se mantienen en un aumento anual del 1,3%, frente al 0,9% anterior. En cambio, esta subida no es necesariamente ajena al hecho de que las exportaciones chinas aumentaron a lo largo del año algo menos de lo esperado, en un 27,9% en USD, frente al 31,1% esperado. Sin embargo, este ritmo sigue siendo muy alto, en gran parte debido al efecto básico que refleja el repunte experimentado desde la crisis de febrero-marzo de 2020 en China.

3) La selección de valores de la semana: INFINEON, un liderazgo incuestionable  

La actualidad. Tras dos revisiones al alza de sus objetivos este año, se espera que el fabricante alemán de semiconductores siga beneficiándose de una fuerte demanda impulsada por la electrificación y la digitalización.

Nuestro análisis. Esta antigua filial de diseño y fabricación de semiconductores del conglomerado industrial SIEMENS se impone hoy en día como líder en semiconductores para automoción. Tras su cotización, la dirección había reorientado la empresa hacia segmentos de mercado con fuertes barreras de entrada, donde el crecimiento estructural es más sostenible. El grupo ha desarrollado un liderazgo indiscutible en la fabricación de semiconductores “analógicos” con fuertes posiciones en mercados finales como la automoción, las aplicaciones industriales y las energías renovables, principalmente la solar o la eólica. La importancia de las barreras de entrada se debe a la complejidad del diseño de esta tipología de semiconductores y a la falta de ingenieros para elaborarlos. Continúan las interrupciones en las cadenas de suministro que se traducen por el desabastecimiento de microchips electrónicos y no se espera que mejoren hasta 2022. Pero INFINEON tiene una ventaja sobre sus competidores, gracias a una elevada capacidad de producción interna y una menor dependencia de las fundiciones externas que le suministran. La integración de CYPRESS, una compañía estadounidense de semiconductores adquirida en 2019, va bien y las sinergias de ingresos y costes están en línea con las previsiones. En los últimos años CYPRESS ha modificado considerablemente su cartera, lo cual ha permitido que el grupo crezca rápidamente, reduzca su exposición al ciclo y genere mejores rendimientos del capital invertido.  

► En conclusión. A más largo plazo, con el desarrollo de la IO -la Internet de los objetos y de los objetos conectados-, el nuevo conjunto formado tras la adquisición de CYPRESS tendrá, en nuestra opinión, la capacidad en cuanto a propiedad intelectual para desarrollarse en los mercados de la conectividad, la energía y los sensores. 

 

Leer también
no posts