<< Vuelta a las noticias

Informe semanal del 16/04/2019

1) Tras un comienzo de mes a bombo y platillo, los mercados de renta variable han cerrado casi en equilibrio una semana dominada por la “situación de espera”.

En primer lugar, una actitud expectante sobre la cuestión del Brexit. A pesar del escepticismo de Francia, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han decidido conceder al Reino Unido una prórroga flexible de la fecha del Brexit. A pesar de que Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo, había propuesto un aplazamiento que podría llegar hasta los 12 meses, finalmente lo que se ha acordado ha sido un plazo de 6 meses como máximo, o sea, hasta el 31 de octubre. La única contrapartida que pide la UE es que el Reino Unido organice un escrutinio para las elecciones europeas. Así pues, quedan tres escenarios sobre la mesa: la adopción -sin renegociación- del acuerdo cerrado el pasado noviembre, el abandono del artículo 50 y, con ello, el mantenimiento del Reino Unido en la UE, o un Brexit duro el 31 de octubre. Este aplazamiento, que se esperaba tras la propuesta de Donald Tusk la semana anterior, tiene el mérito de evitar que se vaya pasando de una fecha tope a otra, pero no permite realizar avances significativos.

A continuación, inmovilismo por parte del BCE. Al término de la última reunión del Banco Central el miércoles, su presidente ha demostrado una prudencia semántica al límite del ejercicio de estilo. A pesar de que los inversores esperaban que diera información más detallada sobre las nuevas operaciones de refinanciación a largo plazo de los bancos (TLTRO 3), Mario Draghi se ha limitado a aplazar la definición de estas modalidades a la próxima reunión. Como mucho, ha precisado que éstas dependerán de la evolución de los préstamos al sector privado y de las perspectivas económicas. O sea, nada nuevo. En cuanto a la medida destinada a atenuar los efectos nefastos de los tipos de interés negativos sobre el sector bancario mencionados anteriormente por la prensa, tampoco se ha comentado. Mario Draghi incluso se las ha ingeniado para no pronunciar el término «tiering», que se refiere a la posibilidad de exención para los bancos del pago de una tasa del 0,40% anual al BCE sobre una parte de su liquidez excedentaria. En resumen, como él mismo ha afirmado, el objetivo de esta reunión era analizar las perspectivas económicas y no cualquier toma de decisión. O, en otras palabras, el BCE deja abierta la posibilidad de un repunte de la coyuntura en el segundo trimestre, y espera antes de mostrarse aún más acomodaticio.

Por último, pasividad por parte de los mercados. Sin embargo, a la semana no le han faltado novedades en los frentes de la macroeconomía, la (geo)política y los bancos centrales. Pero la temporada de resultados de las empresas, que se abrió el viernes con las respectivas publicaciones de los bancos estadounidenses JP Morgan Wells Fargoinvita a una cierta prudencia. Por una parte, las expectativas del BPA se han revisado considerablemente a la baja durante las últimas semanas. Por otra parte, los inversores intentarán detectar en las publicaciones de los bancos americanos -que abren el baile del primer trimestre- indicaciones sobre el riesgo de recesión en EE.U. y, sobre todo, sobre el nivel de las tasas de impago en los préstamos (especialmente, al consumo).

Así pues, una situación de espera generalizada, pero que apenas sorprende, mientras que los grandes índices mundiales de renta variable muestran, casi todos, un crecimiento de dos dígitos desde el inicio del año.

 

2) Tras el buen resultado en la publicación del índice PMI de servicios la semana pasada, las cifras chinas siguen tranquilizando. La balanza comercial ha resultado muy por encima de las expectativas, con unas exportaciones en claro aumento (+14,2% frente al +6,5% previsto) y unas importaciones que se desploman (-7,6% frente al +0,2% previsto). Pero, sobre todo, los nuevos préstamos denominados en yuanes han aumentado considerablemente, alcanzando los 1.690 millardos de yuanes, frente a los 1.250 previstos y los 886 del mes anterior, fruto de las medidas de estímulo implementadas por las autoridades gubernamentales y el Banco Central. El crecimiento de la masa monetaria total (M2) también ha sorprendido al alza.

 

3) A la vez que se prepara un acuerdo con China, Donald Trump parece decidido a abrir un nuevo frente en la «guerra comercial», esta vez contra Europa. El presidente estadounidense ha aprovechado un informe del Departamento de Comercio, relativo a un conflicto que opone a Estados Unidos y Europa sobre las subvenciones al sector aeronáutico, para servirse de un nuevo tweet en el que amenaza a la UE con represalias aduaneras si ésta no pone fin a las subvenciones a Airbus. La Comisión Europea ha reaccionado anunciando que ha empezado a preparar represalias contra Boeing.

 

4) La selección de valores de la semana: LVMH, un primer trimestre más allá de las expectativas

– La actualidad. LVMH ha publicado un volumen de negocios correspondiente al primer trimestre de 2019 que supera considerablemente las expectativas, y al que han contribuido todas las actividades del grupo.

– Nuestro análisis. Con el +11%, frente al +8,8% previsto, el crecimiento orgánico del primer trimestre se ha visto impulsado, sobre todo, por el excelente rendimiento de las divisiones de Moda y Marroquinería (+15%) y Vinos y Bebidas Espirituosas (+9%), que representan el 75% de los beneficios del grupo y cuyos márgenes superan al de las demás actividades. La división de Perfumes y Cosméticos mantiene su tendencia positiva, con un crecimiento del +9%, a pesar de que es algo más débil que lo esperado. Y, por último, la distribución selectiva (DFS y Sephora) ha conseguido una mejora de su crecimiento. Únicamente las cifras de la división de Relojes y Joyería han resultado por debajo de las previsiones. LVMH ha mencionado varios elementos positivos, entre los que se encuentra la mejora de su red de distribución, con la apertura de nuevos establecimientos en Florencia, Londres, Mónaco y Shanghái. Un asunto muy esperado era el del reparto geográfico del incremento de las ventas, con un fondo de inquietud sobre el crecimiento chino. Con un crecimiento de las ventas del +17%, la zona de Asia (excluyendo Japón) tranquiliza en cuanto a la solidez de la demanda en China.

– En conclusión. A pesar del fuerte crecimiento del título desde el comienzo del año, permanecemos muy positivos sobre LVMH tras estos resultados, que superan considerablemente nuestras estimaciones, y conservamos nuestras posiciones en Echiquier Major SRI Growth Europe.